La UPF manifiesta su total rechazo, tanto en el fondo como en la forma, a la reforma constitucional que está a punto de consumarse con base en las siguientes consideraciones:

1)      En cuanto al fondo porque supone la constitucionalización del modelo neoliberal en detrimento del Estado Social de Derecho proclamado en el artículo 1 de la Constitución Española. Tras haber el Estado  renunciado a la política monetaria en favor de una Unión Europea de carácter puramente económico y mercantil  con grandes carencias sociales y democráticas, se pretende ahora la renuncia a la política fiscal como instrumento público de cohesión social y desarrollo económico. En esta línea, la UPF defiende la necesidad de mantener la posibilidad de acudir al déficit público entendido como déficit productivo y como instrumento eficaz para el mantenimiento de políticas sociales que se nutren exclusivamente de fondos públicos, y no para la satisfacción de intereses económicos particulares de las entidades financieras y poderosas compañías mercantiles, sin garantías de repercusión en el interés público.

2)      En cuanto a la forma: la UPF denuncia el déficit democrático con el que se pretende llevar a término la reforma constitucional proyectada, Efectivamente, en un momento en que la sociedad española reclama una mayor participación directa y democrática en la toma de decisiones públicas relevantes abogando porque, junto a una democracia representativa, se instauren mecanismos de participación directa, la UPF reclama someter la reforma a un referéndum popular tras un intenso proceso de información y debate público. No debe utilizarse el consenso bipartidista para excluir la participación democrática real con fractura del necesario consenso constitucional.