La Unión Progresista de Fiscales manifiesta su absoluto rechazo al sistema de alambres con cuchillas instalado en las vallas que separan Ceuta y Melilla de Marruecos, por entender que este sistema pone en grave peligro la vida y la integridad de las personas.

Entendemos que estas concertinas, que ya fueron utilizadas en nuestras fronteras causando importantes heridas así como la muerte de al menos un migrante, son incompatibles con con el respeto a la dignidad de las personas que nuestra Constitución consagra como fundamento del orden político y la paz social.

Una sociedad democrática no puede ser insensible a las mayores formas de sufrimiento que padecen las personas que inician los procesos migratorios. Por eso, creemos que nuestro país debe reflexionar sobre la configuración de esta Europa que no para de reforzar sus fronteras y que asiste impávida al drama de la muerte de miles de personas en toda su frontera sur.

Consideramos, además, que la justificación dada por el gobierno sobre la utilización de este sistema de cuchillas por ser el mismo que se instala en algunos establecimientos penitenciarios, ahonda en la criminalización del migrante, pudiendo producir serios equívocos en la ciudadanía al equiparar el delito de huir de la prisión (quebrantamiento de condena) con una infracción administrativa como es la entrada en España de modo irregular.

Recordamos, por último, que todo sistema que se oponga de manera férrea al natural fluir de los movimientos migratorios refuerza y acrecienta las mafias que tratan y trafican con seres humanos, convirtiéndolas en la única opción para migrar desde los países de origen.