Sr Presidente da Direcção del Sindicato dos Magistrados do Ministério Público,

La Unión Progresista de Fiscales quiere expresar su solidaridad y afecto a los compañeros del Sindicato del Ministerio Público Portugués.

La defensa de la profesionalidad de los fiscales portugueses no es únicamente una manifestación de la libertad de expresión y asociación por parte de los miembros del sindicato, sino un deber, un compromiso, no solamente con sus representados, sino también con los propios ciudadanos portugueses.

La sociedad tiene derecho a conocer la respuesta, incluso airada, y sin interferir en los hechos que son objeto de enjuiciamiento, de los representantes de quienes son continua e injustamente cuestionados con insinuaciones inadmisibles por la única tacha de realizar con rigor y eficacia su trabajo.

Los poderosos ven amplificadas sus insidias por los resortes mediáticos que pueden utilizar como altavoz a sus inaceptables descalificaciones. Los profesionales tenemos derecho a replicar y ser escuchados, nada de esto tiene que ver con el objeto del proceso, y mucho con la manipulación que es necesario denunciar.

Responder a ello es pues, obligado, legítimo y necesario en una sociedad democrática.

Como fiscales españoles nos sentimos muy cerca de nuestros colegas portugueses, y como ellos, hemos sentido y seguro que sentiremos, la necesidad de ser oídos sin que nadie nos lo impida.

Decía Goethe: El perro quisiera acompañarnos desde el establo; el eco de sus ladridos demuestra que cabalgamos”, en castellano decimos Ladran, luego cabalgamos, amigo Sancho, atribuyéndola a Don Quijote.

Un cordial saludo.
Álvaro García Ortiz, presidente.