En la Unión Progresista de Fiscales tenemos conocimiento, tanto directamente como por los mensajes que los compañeros dejáis en las redes sociales, de la situación lamentable en que se encuentran todos los que están sufriendo la implantación de la Fiscalía Digital.

Pensamos que todos debemos implicarnos en esta lucha, que supone el cambio de los medios y sistemas de trabajo más importante desde el surgimiento de las nuevas tecnologías, y que marca un antes y un después en la Administración de Justicia como servicio público y como nuestra tarea diaria.

Y aunque la cuestión de los medios materiales, las famosas “surfaces”, su suministro, la permanencia o no de las CPUs en los despachos, etc. no es baladí, no podemos dejar que esos árboles no nos dejen ver el bosque. Nuestra reivindicación ha de centrarse en el problema de fondo, que es que la Fiscalía Digital tal y como está concebida, mal planteada y peor ejecutada, no se puede seguir implantado a la fuerza.

Nos produce gran satisfacción ver a los compañeros unidos y movilizados, como ya ocurrió en Valladolid, con el plante de los Fiscales y el inestimable apoyo de su entonces Fiscal Jefa. Pero no podemos olvidar que los fiscales de a pie no deben verse en la tesitura de afrontar solos estas reivindicaciones y problemas. Es innegable que la cuestión compete a la Fiscalía General del Estado como Institución, y deben ser sus responsables, en especial el Fiscal de Sala de la Unidad de Apoyo, quienes lideren esta lucha de la Carrera ante el Ministerio, y adopten una postura decidida y firme.

Desde la Unión Progresista de Fiscales tenemos claro que de este Ministerio de Justicia no podemos esperar nada. Eso ya lo vimos con la  reforma y entrada en vigor del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y ello a pesar de la histórica movilización que conseguimos desde nuestra asociación, con una recogida de firmas que unió a más de la mitad de la Carrera Fiscal.

Y en ese pulso nos faltó lo mismo que ahora: el apoyo inquebrantable del Fiscal General del Estado, de la Fiscalía General y de la Unidad de Apoyo.

A través de nuestros consejeros de la UPF, y también directamente por el Secretariado, hemos interpelado a los responsables en muchas ocasiones, y la única respuesta positiva que hemos obtenido ha sido el comunicado institucional del día 25 de octubre de 2017, que hasta el momento ha quedado sólo en palabras, sin que nos conste que se haya adoptado ninguna medida para su puesta en práctica, ni siquiera en la propia Fiscalía General, y menos aún en la Unidad de Apoyo, cuyo responsable está mucho más cerca de los planteamientos y la euforia ministerial que de la realidad diaria de las Fiscalías y los Fiscales.

Aun así, seguimos a la vanguardia de esta reivindicación y continuaremos haciéndolo, en la convicción de que es el único camino para conseguir una Justicia eficaz.

Albacete, 24 de enero de 2018

El Secretariado Permanente de la Unión Progresista de Fiscales.