DOLORES DELGADO GARCÍA. CANDIDATA DE UPF AL CONSEJO FISCAL.

Soy candidata al Consejo Fiscal, mi actual destino es la Fiscalía de la Audiencia Nacional y coordino el Área Antiterrorista.

Creo firmemente en nuestra Carrera y en el esfuerzo realizado cada día en la defensa del interés general. Precisamente por ello, necesitamos dignificar nuestro trabajo sea cual fuere el destino ocupado. El Consejo Fiscal, órgano esencial de nuestra institución, debe contribuir a ello. Un cauce para decir NO a una justicia digital inoperante; para decir NO a un irracional 324; para decir SI a la transparencia institucional; para decir SI a la objetividad y mérito en los nombramientos; para tener el protagonismo que como principales actores procesales nos corresponde, tanto en número de plazas como en desarrollo normativo…

En fin, compañer@s, hay mucho por mejorar y esta en nuestra mano conseguirlo…

 

Dolores Delgado

ÁLVARO GARCÍA ORTIZ. CANDIDATO DE UPF AL CONSEJO FISCAL.

No es tarea fácil tratar de resumir en poco espacio las razones y los proyectos que motivan mi participación en las elecciones al  Consejo Fiscal, pero si entre todos los aspectos que como candidatura  desarrollaremos en campaña, tuviera que escoger uno, sin duda este sería el de intentar que el Consejo Fiscal fuera el referente, el punto de Unión, ( Progresista), entre la Carrera y el Fiscal General, entre los fiscales y la Fiscalía Genera

Después de cuatro años al frente de la Unión Progresista de Fiscales una de la preocupaciones  mas relevantes ha sido la de percibir la enorme distancia que existe entre Fortuny, la sede de la Fiscalía General del Estado, y el trabajo diario de los y las  fiscales en cada una de nuestros destinos, especialmente en las denominadas fiscalías territoriales. También , y puede que tributario de lo anterior, el desapego o incluso desconocimiento por nuestra parte de un órgano tan importante como es el Consejo Fiscal , y la mirada desconfiada, plagada de tópicos, del interesante trabajo que se realiza en su seno.

Precisamente por eso, creo honestamente, que hay una labor muy importante que hacer, y que solamente con una representación valiente, sin ataduras, sin deudas pendientes que pagar o que cobrar, puede realizar. Llevar la voz de los fiscales al Consejo Fiscal, pero también acercar el Consejo Fiscal a todas las fiscalías. Esa es la única manera de progresar juntos.

Necesitamos tu apoyo para una candidatura fuerte, con peso,  y que nos ayude a recuperar el orgullo de ser fiscales, el orgullo de pertenecer a la Carrera Fiscal.

Álvaro García

CARLOS GARCÍA-BERRO MONTILLA. CANDIDATO DE UPF AL CONSEJO FISCAL.

Quiero empezar reconociendo la labor de los consejeros salientes de la UPF: Fernando, Sofía y Eduardo. Durante cuatro años han trabajado para hacer del Consejo Fiscal una institución transparente y útil para los compañeros. Han encontrado muchos obstáculos y ahora nos toca a nosotros seguir luchando.

¿Cuántas veces hemos pensado todos en el Consejo como algo opaco y siervo oscuros intereses?

Todo lo que nos callamos, todo lo que solo decimos en privado, en el café o en los grupos de whatsapp que compartimos..todo eso, que es lo que nos hace sentir orgullosos de ser fiscales, debe ser dicho y defendido en el Consejo Fiscal.

De Fernando Rodriguez Rey aprendí que un consejero debe llevar los problemas reales de los compañeros al Consejo, tanto los generales de la carrera como los particulares de la Fiscalía. Eduardo Esteban me enseñó que lo que no se puede explicar en público,es decir, a la carrera, no se debe decir o hacer en privado, en el Consejo. Sofía Puente me ha mostrado que nunca hay que callarse cuando la reivindicación es justa, ni dejar de denunciar las tropelías de algunos.

En definitiva, porque estoy orgulloso de ser fiscal, me presento en la candidatura de la UPF para hacer del Consejo Fiscal una institución útil y transparente.

Carlos García Berro

INÉS HERREROS HERNÁNDEZ. CANDIDATA DE UPF AL CONSEJO FISCAL.

 Mi nombre es Inés Herreros, Fiscal en Las Palmas Gran Canaria, y escribo estas letras con ocasión de la presentación de mi candidatura a las elecciones al Consejo Fiscal.
Durante casi catorce años de profesión, he aprendido que en la Carrera Fiscal, junto a las lógicas diferencias personales, hay algo que nos es común: nuestra sólida formación jurídica y nuestro entusiasmo y orgullo por ser Fiscales firmes en el cumplimiento de nuestras obligaciones para con la ciudadanía.
Y así, nuestras ganas y nuestra ilusión junto con nuestra preparación jurídica, es ese espacio común que compartimos y que toma forma en la responsabilidad de nuestro trabajo diario.
Pero no podemos ser ingenuos, porque las instituciones que estarían obligadas a dotarnos de medios, suplen con nuestro empeño, nuestras ganas y nuestra compromiso compartida, todo aquello que no están dispuestas a pagar.
Quienes están obligados a dotarnos de medios, aprovechan nuestra ilusión para que seamos nosotros quienes pongamos los códigos legales, los ordenadores personales, las togas y hasta los coches para desplazarnos. Usan nuestro compromiso profesional para multiplicar nuestro esfuerzo en una plantilla -con importantes desigualdades económicas- en la que solo crecen nuestras funciones y obligaciones. Y juegan con nuestra responsabilidad y salud para no fijar cargas de trabajo, ni establecer planes para la prevención de riesgos. Y quizá, lo que personalmente peor llevo -soy madre de dos hijas y un hijo- es cómo estos menosprecios se traducen en tiempo que perdemos para nuestras familias y nuestros proyectos personales.
La pérdida de prestigio y peso institucional de la Fiscalía en los últimos años -pensemos en las retribuciones, en las guardias, la fiscalía digital, el artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal…- no puede ser únicamente contrarrestada con nuestro tesón diario.
Por todo ello, es urgente poner en marcha un Consejo Fiscal, serio y digno, en el que todas las voces puedan ser oídas. Un Consejo Fiscal que sea reivindicativo y valiente.
Un Consejo en el que la representación se haga fuerte a base de la atenta escucha, la comunicación, y el contacto directo, sobre todo y principalmente con las compañeras y compañeros de las fiscalías de trincheras. Por eso, desde nuestra candidatura, hemos abierto una dirección de correo: consejofiscal@upfiscales.com con la que asumimos el compromiso de ponernos en contacto directo y telefónico con cuantos fiscales quieran compartir cualquier inquietud o preocupación que tengan, por pequeña que pudiera parecer.

Cuanto más abierta y fluida sea la comunicación con todos los representados, más eficaz será la representación del Cuerpo en el Consejo Fiscal.
Para todo ello ofrezco mi candidatura, con la vocación de ser puente y hacer valer en el Consejo Fiscal estas reivindicaciones y cada una de las que se me hagan llegar. Porque merecemos atención, respuestas y un trato más digno.
 Inés María Herreros Hernández

MARÍA JOSÉ SEGARRA CRESPO. CANDIDATA DE UPF AL CONSEJO FISCAL

Soy Mª Jose Segarra Crespo. Este otoño acabo  de celebrar con mis compañeros de promoción, los 30 años de Fiscal y sigo entusiasmada con mi trabajo. Desde esos primeros años de Barcelona, donde aprendí tanto. Me marcó de forma especial aprender con un Jefe como Carlos Jimenez Villarejo, siempre atento a potenciar a los jóvenes y pionero en el trabajo en favor de la especialización y de la protección de los colectivos en riesgo, hoy ya generalizadas en todas las Fiscalías.
Y desde luego el trabajo en el área de Protección de Menores que me enriqueció como persona. Luego me fui  destinada a Sevilla, donde actualmente  soy Fiscal Jefe desde hace más de 12 años. He querido desarrollar una  Jefatura que facilite un espacio para el desarrollo de las capacidades de todos los fiscales que la integran, aunque desgraciadamente la carga de trabajo que hoy pesa sobre las Fiscalías dificulta ese objetivo.

Esta experiencia como Fiscal Jefe me ha permitido tener una visión más amplia de nuestros puntos fuertes (indudablemente las personas, y nuestra enorme capacidad de motivación), y nuestras debilidades como institución. El despliegue territorial de las Fiscalías (no siempre acertado), el digital (con enormes carencias fruto de la gestión de un Ministerio de Justicia que no se ha planteado dotar a las Fiscalías de herramientas acordes con los progresos que si ha ido realizando en los últimos años con las secretarías de los juzgados), las escasas  plantillas de nuestras secretarías, que no pueden realmente asumir el apoyo a los Fiscales limitándose a rellenar registros de entradas y salidas, y las mejoras laborales necesarias (por ejemplo, la compensación económica ante la imposibilidad real de organizar en las Fiscalías los días de libranza; el abono de los días de guardia perdidos durante las bajas por enfermedad o la nivelación salarial conforme a las funciones que se realizan),  son candentes temas pendientes de liderar en el próximo Consejo Fiscal.

Y no olvidemos la búsqueda de  mecanismos de protección para los Fiscales ante presiones concretas o incluso ambientales, como las que se están viviendo en alguna CCAA, que pueden afectar  a la tranquilidad con la que se debe abordar realizar un trabajo bajo el principio de imparcialidad.

No son solo cuestiones asociativas, son problemas que repercuten en la organización y la salud laboral de todos y que deben ser abordados de forma institucional desde el Consejo Fiscal

Me  parece un momento trascendental de reinvidicarnos a nosotros mismos,  a nuestro trabajo del que estamos orgullosos y a nuestros valores, mediante la participación en estas votaciones, llevando al Consejo Fiscal a un equipo de Fiscales valiente y capaz, como los que componen la candidatura en la que me presento.

Mª José Segarra

DIEGO VILLAFAÑE DÍEZ. CANDIDATO DE LA UPF AL CONSEJO FISCAL.

Mi nombre es Diego Villafañe y me dirijo a vosotros con ocasión de mi candidatura a las próximas elecciones al Consejo Fiscal a propuesta de la UPF.

 

Ingresé en la Carrera Fiscal en el año 2006 y desde entonces he estado destinado en varias Fiscalías: Vilanova i la Geltrú-Gavá, León, Badalona y Hospitalet de Llobregat (Barcelona), donde actualmente me encuentro. Es por ello que conozco de primera mano la escasez de medios que sobrellevamos la mayoría de Fiscales; la indeterminación de las cargas de trabajo; las penosas retribuciones de las plazas de tercera categoría y de los servicios de guardia semanal; las labores burocráticas encomendadas durante los últimos años y que ocupan buena parte de nuestro tiempo y esfuerzo; la exigua movilidad geográfica y de promoción profesional sin que se fomente el empleo de instrumentos que lo contrarresten; o el ineficiente proyecto de Justicia Digital que supone uno de los mayores inconvenientes que padecen algunos compañeros y que amenaza con hacerse extensivo a todas las Fiscalías.

 

Cuestiones como las señaladas han de estar prioritariamente sobre la mesa del Consejo, único órgano de nuestra Institución a través del cual la Carrera Fiscal puede mediatizar la discrecionalidad del Fiscal General del Estado, en ocasiones alejado de la realidad diaria de nuestro oficio. La enérgica y combativa reivindicación de esas cuestiones y otras muchas relativas al ejercicio cotidiano de nuestra profesión, así como la rotunda defensa de la autonomía de los Fiscales y la independencia de la Fiscalía, forman parte del compromiso que con orgullo asumo caso de ser elegido.

 

Asimismo, considero que los vocales electos del Consejo deben establecer fluidos y normalizados cauces de comunicación con los compañeros. Solo así el Consejo Fiscal puede alcanzar su verdadera esencia como medio de representación de TODOS los Fiscales. Es por ello que, para el caso de contar con vuestro apoyo, asumo igualmente el compromiso de abrir el Consejo a la Carrera, informar con transparencia sobre sus decisiones y atender vuestras propuestas, sugerencias y reivindicaciones, para lo que siempre estaré a vuestra entera disposición.

 

Diego Villafañe

PRESENTACIÓN DE LA CANDIDATURA DE UPF AL CONSEJO FISCAL

Como presidente de la Unión Progresista de Fiscales, es un placer poder escribir estas líneas para presentar la candidatura de la UPF a las elecciones al Consejo Fiscal.

Como podéis ver, los componentes de la candidatura no son sino un reflejo de la pluralidad y diversidad que es parte del ADN de nuestra asociación. En ella hemos tratado de conjugar, como reflejo de casi todo el espectro profesional y territorial, todas las diferentes formas de ser fiscal de nuestra carrera.

El equilibrio de sus componentes y el conocimiento de lo  que ocurre en las sedes provinciales, de área, en las secciones, en los órganos centrales. El respeto acumulado con los años de servicio al frente de responsabilidades asociativas y profesionales,  el conocimiento profundo de la institución. La independencia, la demostrada capacidad de representar a los compañeros, de elevar la voz por ellos en los momentos en los que lo más cómodo es callar. El compromiso personal con la institución y la profesión, la capacidad de liderazgo, de comunicación, el trabajo denodado en favor de los intereses personales, profesionales y retributivos de los compañeros, las ideas, la coherencia personal en las más difíciles circunstancias, la solidez, la presencia, la juventud y la lúcida madurez, la ilusión, la reflexión, el servicio a la carrera, en definitiva, son solo alguna de la notas que caracterizan a esta magnífica candidatura.

No es este el momento de desglosar en esta carta de presentación todas y cada una de las propuestas de campaña, todo el importante acervo de iniciativas que va a defender la Unión Progresista de Fiscales, sino de emplazaros a escucharlas, a leerlas y a valorarlas, para que en la decisión y en la participación en las elecciones, tengáis en cuenta que hay una candidatura que quiere ser la vuestra, porque es la candidatura de los y las fiscales. Porque necesitamos tu voto para ser más fuertes en el Consejo, tener peso, para recuperar el orgullo de ser fiscales, el orgullo de pertenecer a la Carrera Fiscal.

 

Emilio Manuel Fernández García

Presidente de la UPF

COMUNICADO INFORMATIVO TRAS LA REUNIÓN CON EL FGE

Estimados/as compañeros/as,

Informamos que el Secretariado Permanente de la UPF se reunió en la mañana de ayer con el Fiscal General del Estado para trasladarle las principales problemáticas y retos a que nos enfrentamos. También le hemos hecho constar nuestra preocupación por la progresiva pérdida de derechos de los Fiscales, y hemos dejado patente nuestra postura de total oposición a la implantación de la Fiscalía Digital.

Aquí os dejamos un resumen de los temas tratados:

Autonomía: Le trasladamos la urgente necesidad de acometer una reforma estatutaria y reglamentaria del Ministerio Fiscal que garantice nuestra autonomía orgánica y funcional, siguiendo las recomendaciones del GRECO. Se incidió en la necesaria autonomía presupuestaria, avanzando hacia una progresiva desconexión del Ministerio, señalándose todos los problemas que origina la falta de un presupuesto propio. El FGE se mostró de acuerdo con estos planteamientos. Asimismo, y en relación con nuestra preocupación en materia de autonomía individual de los Fiscales, nos informó que la FGE está trabajando en la redacción de una Instrucción sobre las avocaciones y sustituciones del art. 23 y el ejercicio de la facultad de discrepar del art. 27 EOFM.

Formación: Expusimos los problemas que se vienen observando en los cursos de formación, así como el agravio comparativo que sufrimos con la carrera judicial en cuanto a alojamiento y dietas, derivada sin duda de nuestra falta de autonomía presupuestaria, proponiendo la reforma del RD 462/02.  Le trasladamos el desajuste que produce la eliminación del Fiscal asesor dependiente de FGE en el CEJ y la necesidad de contar por fin con un centro de estudios propio y una formación inicial conjunta. El FGE encontró razonables nuestras propuestas y nos manifestó su planteamiento de que, entre tanto, se designarán cuatro codirectores en el CEJ pertenecientes a cada uno de los cuerpos.

Justicia Digital: Se le enumeraron cada una de las graves deficiencias y trastornos que plantea en la Fiscalías donde se ha implantado, insistiendo en que el problema de fondo es de diseño y concepción, ya que es el modelo mismo el que no funciona. Se recordó que desde la Unidad de Apoyo no se ha adoptado medida alguna para llevar a efecto el acuerdo unánime del Consejo Fiscal y exigimos implicación y apoyo a la carrera en tan trascendente asunto, donde se debe hacer valer nuestro peso institucional. Señalamos que el reciente envío del manual de “Buenas Prácticas” no revela la intención de la Unidad de Apoyo de cuestionar siquiera los planes de implantación del Ministerio. Ante nuestra insistencia sobre el sentir generalizado de la Carrera, el Fiscal General nos propuso crear un grupo de trabajo con representantes de las asociaciones, la FGE y el Ministerio, a lo que no nos negamos, si bien dejando constancia de que deben mantenerse las exigencias de paralización.

Reforma procesal: El Fiscal General se mostró favorable a que el fiscal sea el director de la investigación penal, y nos participó que en el Ministerio se está trabajando principalmente sobre el modelo del anteproyecto de LECrim del ministro Caamaño y no sobre el borrador de Código Procesal Penal. Le recordamos nuevamente la necesidad de acometer las reformas en la institución y la dotación de medios suficientes.

Régimen de concursos y ascensos: Se expusieron las problemáticas que todos conocemos y nuestra reivindicación de un calendario reglado.

Ante la falta de tiempo suficiente para tratar con la debida profundidad tanto estas importantes materias como otras que sólo pudieron ser finalmente esbozadas (plazos de instrucción entre ellas), alcanzamos con el Fiscal General el compromiso de reunirnos de manera regular para efectuar un seguimiento de la situación y de las medidas que se fueran a adoptar.

 

Albacete, a 2 de febrero de 2.018.

El Secretariado Permanente de la UPF

COMUNICADO SOBRE FORTUNY DIGITAL

En la Unión Progresista de Fiscales tenemos conocimiento, tanto directamente como por los mensajes que los compañeros dejáis en las redes sociales, de la situación lamentable en que se encuentran todos los que están sufriendo la implantación de la Fiscalía Digital.

Pensamos que todos debemos implicarnos en esta lucha, que supone el cambio de los medios y sistemas de trabajo más importante desde el surgimiento de las nuevas tecnologías, y que marca un antes y un después en la Administración de Justicia como servicio público y como nuestra tarea diaria.

Y aunque la cuestión de los medios materiales, las famosas “surfaces”, su suministro, la permanencia o no de las CPUs en los despachos, etc. no es baladí, no podemos dejar que esos árboles no nos dejen ver el bosque. Nuestra reivindicación ha de centrarse en el problema de fondo, que es que la Fiscalía Digital tal y como está concebida, mal planteada y peor ejecutada, no se puede seguir implantado a la fuerza.

Nos produce gran satisfacción ver a los compañeros unidos y movilizados, como ya ocurrió en Valladolid, con el plante de los Fiscales y el inestimable apoyo de su entonces Fiscal Jefa. Pero no podemos olvidar que los fiscales de a pie no deben verse en la tesitura de afrontar solos estas reivindicaciones y problemas. Es innegable que la cuestión compete a la Fiscalía General del Estado como Institución, y deben ser sus responsables, en especial el Fiscal de Sala de la Unidad de Apoyo, quienes lideren esta lucha de la Carrera ante el Ministerio, y adopten una postura decidida y firme.

Desde la Unión Progresista de Fiscales tenemos claro que de este Ministerio de Justicia no podemos esperar nada. Eso ya lo vimos con la  reforma y entrada en vigor del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y ello a pesar de la histórica movilización que conseguimos desde nuestra asociación, con una recogida de firmas que unió a más de la mitad de la Carrera Fiscal.

Y en ese pulso nos faltó lo mismo que ahora: el apoyo inquebrantable del Fiscal General del Estado, de la Fiscalía General y de la Unidad de Apoyo.

A través de nuestros consejeros de la UPF, y también directamente por el Secretariado, hemos interpelado a los responsables en muchas ocasiones, y la única respuesta positiva que hemos obtenido ha sido el comunicado institucional del día 25 de octubre de 2017, que hasta el momento ha quedado sólo en palabras, sin que nos conste que se haya adoptado ninguna medida para su puesta en práctica, ni siquiera en la propia Fiscalía General, y menos aún en la Unidad de Apoyo, cuyo responsable está mucho más cerca de los planteamientos y la euforia ministerial que de la realidad diaria de las Fiscalías y los Fiscales.

Aun así, seguimos a la vanguardia de esta reivindicación y continuaremos haciéndolo, en la convicción de que es el único camino para conseguir una Justicia eficaz.

Albacete, 24 de enero de 2018

El Secretariado Permanente de la Unión Progresista de Fiscales.

POR UNA JUSTICIA INDEPENDIENTE EN EUROPA

POR UNA JUSTICIA INDEPENDIENTE EN EUROPA

Imágenes integradas 3Imágenes integradas 1

Imágenes integradas 2

Por una justicia independiente en Europa

En el  aniversario del asesinato de Giovanni Falcone por la Mafia en 1992, MEDEL marca el día 23 de mayo como el día de la alerta por el estado de la Justicia en Europa. En esta fecha, se nos invita a reflexionar sobre la necesidad de una justicia independiente y eficaz en todo el continente y su importancia para la salvaguarda de las libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos europeos.
En la última década,  muchos de los problemas  que han salido a la luz han llevado a una creciente desconfianza de los ciudadanos hacia el proyecto de integración europea: la crisis económica y financiera; la amenaza del  terrorismo; el fenómeno de la migración. A pesar de estos problemas, y de la decepcionante respuesta dada a los mismos por los gobiernos nacionales y las propias instituciones europeas pese al peligro que suponen para la integración,  cualquier análisis sobre estos temas demanda la existencia de un poder judicial independiente  capaz de proteger las libertades básicas y derechos de todos los ciudadanos.
Con la excusa de abordar el problema del insuficiente crecimiento económico, la Unión Europea y los Estados Unidos están negociando secretamente un acuerdo de libre comercio, según la cual, entre otras medidas, se está considerando la creación de sistema de resolución de conflictos ajeno al control judicial de los países. Esto supone equiparar a las corporaciones multinacionales al mismo nivel que los Estados soberanos, basado en la  errónea presunción de que los tribunales nacionales de los Estados miembros no pueden otorgar protección jurídica efectiva a los inversores extranjeros. 
Medel ( Magistrados europeos para la libertad y la democracia), en su comunicado emitido hoy mismo, afirma que no existe ninguna justificación objetiva o base jurídica para la creación de este nuevo  Tribunal y que todos los ciudadanos europeos deberían estar seriamente preocupados por esta propuesta. Un tribunal de arbitraje privado que reemplace a los tribunales de los Estados no puede establecerse mas que para  favorecer  los intereses de la codicia corporativa multinacional. Este tribunal concederá legalmente a las multinacionales diferentes privilegios; entre otros tendrán el de poder imponer sanciones a los Estados y, al mismo tiempo, no serán responsables ante los ciudadanos, al no tener que cumplir con las reglas del juego democrático y no afrontar las consecuencias sociales de sus decisiones .
La lucha contra el terrorismo, por otro lado, ha llevado a la adopción de medidas que ponen en peligro la libertad de los ciudadanos europeos sin que ello sea la panacea para resolver el problema de la seguridad. Como MEDEL subrayada en su declaración de Pisa de marzo pasado, la utilización de medidas excepcionales no puede convertirse en una excusa para prolongar los estados de emergencia, cuya vigencia ilimitada no puede ser vista como una situación normal en una sociedad democrática.
Añadimos a todo esto,  y en un intento de desviar la atención de la desastrosa respuesta de instituciones y los gobiernos europeos a la crisis de la migración,  que la UE ha alcanzado un acuerdo con el Gobierno turco que  nos avergüenza a  todos. Y se ha formalizado olvidando intencionadamente que el gobierno Turco no respeta la separación de poderes y la independencia del poder judicial, como pone de manifiesto el traslado de jueces y fiscales sin  su consentimiento; la prisión y  y destitución de jueces y fiscales por realizar su trabajo y las propias declaraciones públicas contra los jueces realizadas por el Presidente turco.
Estos son sólo algunos ejemplos preocupantes de las amenazas a las que se  enfrenta el poder judicial en Europa. Hay muchas otras, algunas graves, como las inaceptables medidas adoptadas por el poder ejecutivo en el poder judicial en Polonia con la paralización del Tribunal Constitucional, o la interferencia de los servicios secretos en el poder judicial rumano.
En España, la Justicia, al igual que otros servicios públicos , ha sido maltratada por la crisis económica, sin que se ponga remedio por parte del poder político a una situación endémica de precariedad de medios , a una perdida progresiva de libertades y derechos sociales y políticos , a un proceso penal  insostenible su actual concepción, y a los intentos siempre perniciosos de socavar la independencia judicial.
En otras muchas ocasiones Medel ha recordado, que tener acceso a una justicia independiente no es un privilegio, es un derecho fundamental de todos los ciudadanos europeos. Los poderes económicos y políticos no pueden cruzar el último límite de la separación de poderes, el principio único que garantiza el respeto de los derechos y libertades fundamentales ; que todos los europeos, ciudadanos o instituciones, independientemente de su origen o de su situación económica, son iguales ante la ley.
No podemos permanecer pasivos mientras la independencia del poder judicial se está poniendo bajo amenaza en toda Europa, es un deber de la ciudadanía oponerse a todos estos  intentos de injerencia. Se lo debemos a la memoria de Giovanni Falcone. Se lo debemos al futuro de Europa.
Gualtiero Michelini. Presidente de Medel.
Joaquim Bosch Grau, Portavoz de Jueces Para La Democracia
Alvaro García  Ortiz. Presidente de la Unión Progresista de Fiscales.